¿Qué es OMEGLE?

Web-Omegle-24.png

Es una plataforma que permite chatear y hacer video llamadas con personas al azar. Cuenta con página web (www.omegle.com) y aplicación para teléfonos móviles inteligentes (Chat for Sthangers, Video Chat).

Omegle se posiciona como una plataforma que te permite conocer nuevos amigos. Para poder escoger el género de la persona o intereses que reduzcan el rango de búsqueda, hay que pagar una versión “elite”.

La plataforma recomienda no compartir datos personales y detener el chat, si la conversación se vuelve incómoda. También advierte que depredadores la han utilizado.

Los videochats son monitoreados, aunque los creadores advierten, que no son perfectos, ha habido fallas y por lo tanto, lo mejor es autoregularse en lo que se envía por la plataforma.

Omegle, no es la única plataforma de este estilo. Basta con escribir “Talk to Strangers” en el App Store o Google Play, para que vean todas las opciones que hay.

¿Por qué es importante conocerla?

Algunos adolescentes prueban y usan estas redes sociales, porque les resulta emocionante poder comunicarse con personas que no conocen (a pesar de las constantes advertencias de escuelas y adultos). Recordemos que la corteza prefrontal de sus cerebros, no se encuentran plenamente formadas.

En mi experiencia de uso con esta aplicación, es difícil encontrar personas con quien chatear o hacer videollamadas, que les interese algo diferente a temas sexualmente explícitos.

¿Cómo funciona?

Uno entra al chat, y luego de saludar te preguntan codificadamente:

  1. ¿M o F?: significa male (masculino) o female (femenino).

  2. ASL: age (edad), sex (género) y location (ubicación).

  3. Se genera un intercambio de fotos, que van desde algo gracioso a partes íntimas.

  4. Luego de chatear varias líneas, la app te da acceso a realizar un video chat, en el cual, de nuevo la mayoría de los contenidos son sexuales.

  5. Algunas personas te comparten links de videos de pornografía.

¿Qué hacer si alguno de nuestros hijos usa esta plataforma en alguna de sus versiones?

Primero preguntarles sobre ella, cuáles son sus razones de uso, cuándo fue la última vez que la utilizaron. Siempre es posible que alguien se las recomendó y por curiosidad la bajaron, pero no la utilizan.

Comentarles que tenemos “un amig@” que nos comentó, que en este tipo de apps se pueden encontrar depredadores sexuales, o mostrarse escenas de pornografía muy fuertes, o pornografía infantil, lo cual es un delito penal en varios lugares del mundo.

Si se sinceran y nos platican que la usan, mostrarnos abiertos a buscar una alternativa de menos riesgo, para que puedan canalizar la necesidad que esta cumpliendo Omegle:

Si es diversión, ¿Qué otras opciones tienen, tecnológicas o no, para lograr lo mismo?.

Si es curiosidad por la sexualidad, ¿De qué formas podemos los padres convertirnos en su recurso principal para aclarar estas dudas?

Si es por soledad, ¿Qué podemos hacer para que esto cambie? ¿Cómo y dónde podría hacer nuevos amigos?